El sonido

El sonido

Una onda es una perturbación repetida que transfiere energía a través del espacio o la materia. A nivel sonoro la onda con la que estamos trabajando es la tridimensional, compuesta por ondas longitudinales, transversales y esféricas.

La resonancia es la vibración natural de un objeto, es decir, la frecuencia específica a la que vibra. Con las terapias de sonido, trabajamos tanto la resonancia forzada como la resonancia libre.

Para la física más teórica:

«El sonido es una vibración que se propaga mediante presión, en un medio elástico, que viaja en forma longitudinal y tridimensional, formando patrones llamadas ondas.»

El sonido es la imagen mental que crea el cerebro en respuesta a estímulos nerviosos, procedentes de vibraciones de la presión atmosférica ante la vibración de un cuerpo u objeto cuya frecuencia e intensidad son capaces de excitar nuestro sistema auditivo.

El origen del sonido es el movimiento o la vibración. Cuando la vibración acústica llega a nuestro oído se ponen en marcha unos procesos, químicos y bioeléctricos a lo largo del sistema auditivo que concluyen con la percepción de dichos sonidos y su correspondiente significado emocional.

El sonido no existe físicamente como tal, pues el sonido no «viaja» por el aire. Lo que se propaga o se transmite a través del aire es la energía originada por la vibración de un objeto.

Esta energía es recogida, entre otros, por nuestro sistema auditivo, y finalmente es «descodificada» o interpretada como un sonido por el cerebro.

Lo que se propaga es «energía» pero se percibe un «sonido».

Propiedades curativas del sonido

Desde la antigüedad y en cualquier rincón del planeta, el sonido ha estado presente tanto a un nivel cultural como por su poder de sanación. Desde Siberia a Sudamérica, pasando por Asia, África y Oceanía, todas las tradiciones se han basado en la capacidad sanadora del sonido y la música.

En China, en la India y en la Grecia de Pitágoras, fueron numerosos los libros que trataron el poder que tienen los sonidos para curar y vigorizar el organismo.

El sonido acompaña nuestras vidas, nos ofrece información sobre el entorno y, por lo tanto, nos ayuda a entenderlo y comprenderlo.

La música es un lenguaje no verbal que nos transmite una información que capturamos usando el sistema auditivo y fisiológico. El sonido es la materia prima de la música, en cuanto a esta relación diremos que si bien toda la música está hecha con sonidos no todos los sonidos son música.

«El sonido es energía, y como tal puede servir como instrumento de sanación.»

Instrumento de sanación

El sonido es energía, y como tal puede servir como instrumento de sanación en la llamada Medicina Energética o las Terapias energéticas. Las terapias de sonido se basan en medicinas milenarias como son la Medicina Tradicional China y la Medicina Ayurvédica para encontrar el equilibrio energético en el cuerpo. Los seres humanos somos energía, que la absorbemos y la emanamos, que la adquirimos y la transformamos.

Cuando recibimos un estímulo sonoro, este impacta en todo nuestro organismo (piel, huesos, columna vertebral, sistema auditivo…) y la vibración se propaga a través de él, produciendo determinados efectos, como por ejemplo, cambios bioquímicos (actividad neural, producción de neurotransmisores y hormonas) que afectan a todo el organismo a través del sistema nervioso y circulatorio.

Según el psiquiatra y músico Rolando Benenzon (1939):
«La gran mayoría de los estímulos sonoros impactan en el sistema nervioso y se canalizan a través de los niveles subcorticales.».

Fabien Maman observó que las células de la sangre alteraban su color y forma cuando eran sometidas a determinadas frecuencias sonoras; de estos experimentos se obtiene la evidencia que la vibración del sonido desempeña un papel determinante en la transformación de la estructura celular.

Uno de los profesionales médicos que más defiende las capacidades terapéuticas del sonido es el Dr. Gaynor, director del departamento de Medicina Oncológica del centro Strang-Cornell para la prevención del cáncer en Nueva York.

«La importancia del sonido es clave por sus propiedades curativas. Creo que el sonido puede desempeñar un papel importante, puesto que repara los desequilibrios de cualquier desorden fisiológico. En mi experiencia, el sonido es un instrumento muy poderoso para la relajación y la curación del cuerpo/mente, ya que toca y transforma profundamente los planos emocionales y espirituales.»

Dr. Gaynor

Cimática y actualidad

Por otro lado y en esta dirección cabe destacar la Cimática, como el arte y la ciencia de ver la geometría el sonido. Ernst Chladni (1756-1827), fue unos de los padres de la acústica moderna y Hans Jenny (1904-1972) uno de los físicos y científicos que más arduo trabajo y exploración hizo a través de los fenómenos de vibración.

Wikipedia – Prato de Chladni 03

Cabe destacar al Dr. Masaru Emoto como autor japonés cuyas afirmaciones acerca de las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influyen sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos del mismo.

Youtube – Amazing Resonance Experiment!

En GAIA Estudio desde una metodología pedagógica especializada en terapias de sonido y expresión corporal trabajamos el cuerpo energético de las personas, tanto a nivel físico y emocional como mental y espiritual. Afinamos las vibraciones naturales del propio cuerpo a través del sonido para elevar la frecuencia de vibración en general y gozar de un mayor bienestar.

Con los talleres de expresión corporal y conciencia emocional a través del movimiento orgánico, podrás trabajar de manera consciente tu cuerpo físico, sus segmentos y articulaciones así como sus centros energéticos; la creatividad individual y la de grupo.

La expresión de la energía de las seis emociones básicas, que constituyen la ingeniería emocional del ser humano, será sin duda todo un aprendizaje consciente a través de la danza y el movimiento orgánico.